Este es un asunto de máxima prioridad para los hogares de este país, por ello formó parte del acuerdo de Gobierno desde el minuto 1.

Dos años después de la firma del acuerdo, hemos reducido el IVA de la factura de la luz de un 21% a un 10%, pero es insuficiente.

Si queremos acabar con el abuso del oligopolio eléctrico necesitamos políticas valientes que aborden el problema de raíz.

Por ello, presentamos las siguientes medidas:

  • Crear una empresa pública eléctrica como ya tienen países como Francia, Suiza o Alemania.
  • Establecer un precio fijo en la energía nuclear que proteja a los hogares si suben los precios.
  • Fijar un precio máximo para la energía hidroeléctrica para que las subidas no afecten a la factura.

Vamos a demostrar que estamos aquí para hacer política a favor de los consumidores, no de los altos directivos.